Las Tortugas Hibernan

La mayoría de las tortugas hibernan. Cuanto más lejos del ecuador se encuentren las tortugas, más pronto y por más tiempo se echarán una “siesta” de invierno. Cuanto más cerca del ecuador, más calor hace y la tortuga puede no hibernar.

Las tortugas marinas no hibernan. Migran a aguas tropicales más cálidas para permanecer en ellas durante el invierno.

 

¿Por qué Hibernan las Tortugas?

Los animales hibernan porque son sensibles al frío y/o tienen una dieta especializada que puede verse amenazada por el invierno. Estas tortugas también necesitan un periodo de enfriamiento para mantener su sistema inmunológico funcionando mejor, así como para activar una óptima salud reproductiva y mental.

Los zoológicos acomodan períodos de enfriamiento breves o regulares para las tortugas. Por lo general, las tortugas dejan de comer entre 10 y 14 días antes de que empiecen a hibernar. Se cree que esto vacía los intestinos para que las bacterias mortales no puedan crecer durante el período de enfriamiento latente. A las tortugas se les permite sumergirse en agua por razones de hidratación antes de entrar en hibernación.

 

Entonces, ¿cómo hibernan las tortugas?

A partir de septiembre hasta mediados de octubre buscan un lugar seguro para hibernar. Las tortugas son ectotérmicas. Esto significa que obtienen su calor a través del suelo, el aire y el agua. Son animales de sangre fría. Encuentran un poco de tierra más blanda en un lugar protegido y comienzan a cavar. Las tortugas tienen garras fuertes que pueden marcar y partir la tierra. Van lo más profundo posible para protegerse de mapaches, perros y otros depredadores.

Las tortugas que viven en el agua tienen básicamente las mismas necesidades, excepto que van al fondo de un estanque para encontrar un lugar protegido donde escarbar entre los escombros. Allí están seguras durante dos o tres meses.

Una vez que la tortuga de agua se instala, su respiración se hace más lenta y dejan de respirar por sus pulmones. Logran obtener oxígeno a través de células especiales de la piel dentro de su cola. Una tortuga de agua está respirando por la cola durante el período de hibernación!

 

Las tortugas mostrarán señales obvias cuando sea el momento de hibernar. Dejarán de comer y parecerán aletargadas.

 

Es bien sabido que cuando una tortuga despierta de la hibernación, tiene frío y está aturdida. Buscan calor en las carreteras y el resultado no siempre termina en una nota positiva. Deben estar calientes para tener apetito o para poder digerir adecuadamente su comida.

 

¿Como Respiran las Tortugas Cuando Hibernan?

La temperatura corporal de una tortuga sigue la de su entorno. Si el agua del estanque es 1℃, también lo es el cuerpo de la tortuga.

Pero las tortugas tienen pulmones y respiran aire. Entonces, ¿cómo es posible que sobrevivan en un estanque frígido con una tapa de hielo que les impide salir a buscar aire? La respuesta está en la relación entre la temperatura del cuerpo y el metabolismo.

Una tortuga en agua fría tiene un metabolismo lento. Cuanto más fría se pone, más lento es su metabolismo, lo que se traduce en menores demandas de energía y oxígeno.

Cuando las tortugas hibernan, dependen de la energía almacenada y absorben el oxígeno del agua del estanque moviéndola a través de las superficies del cuerpo que están a ras de los vasos sanguíneos. De esta manera, pueden obtener suficiente oxígeno para cubrir sus necesidades mínimas sin necesidad de usar sus pulmones. Las tortugas tienen un área especialmente bien vascularizada: sus traseros.

No es una broma, las tortugas realmente pueden respirar a través de sus traseros. (El término técnico es respiración cloacal).

 

¿Las Tortugas no se Congelan Cuando Hibernan?

Los humanos, cuando hace frío afuera, nos amontonamos en la ropa para atrapar el calor metabólico y mantenernos calientes. Nunca podríamos recoger suficiente oxígeno a través de nuestras superficies vascularizadas, aparte de nuestros pulmones, para abastecer la alta demanda de nuestros hornos metabólicos.

Para los humanos, un cambio en la temperatura corporal es un signo de enfermedad, de que algo anda mal. Cuando la temperatura corporal de una tortuga cambia, es simplemente porque el ambiente se ha vuelto más cálido o más frío.

Pero incluso las tortugas tienen sus límites. Con muy pocas excepciones (por ejemplo, las tortugas de caja), las tortugas adultas no pueden sobrevivir a temperaturas de congelación; no pueden sobrevivir teniendo cristales de hielo en sus cuerpos. Por eso las tortugas de agua dulce hibernan en el agua, donde la temperatura de sus cuerpos se mantiene relativamente estable y no bajan del punto de congelación.

El agua actúa como un amortiguador de temperatura; tiene un alto calor específico, lo que significa que se necesita mucha energía para cambiar la temperatura del agua. La temperatura del agua de los estanques se mantiene bastante estable durante el invierno y un ectotérmico que se encuentre en esa agua tendrá una temperatura corporal similarmente estable. El aire, por otro lado, tiene un calor específico bajo, por lo que su temperatura fluctúa y se enfría demasiado para la supervivencia de las tortugas.

 

Calambres musculares al hibernar

Un estanque cubierto de hielo presenta dos problemas para las tortugas: no pueden salir a la superficie para tomar un respiro, y poco oxígeno nuevo entra en el agua. Además, hay otras criaturas en el estanque que consumen el oxígeno producido por las plantas acuáticas durante el verano.

Durante el invierno, a medida que se consume el oxígeno, el estanque se vuelve hipóxico (bajo contenido de oxígeno) o anóxico (sin oxígeno). Algunas tortugas pueden manejar agua con bajo contenido de oxígeno, otras no.

Las tortugas mordedoras y las tortugas pintadas toleran esta situación estresante cambiando su metabolismo a uno que no requiere oxígeno. Esta habilidad es asombrosa, pero puede ser peligrosa, incluso letal, si se prolonga demasiado tiempo, porque los ácidos se acumulan en sus tejidos como resultado de este cambio metabólico.

¿Pero cuánto tiempo es “demasiado tiempo”? Tanto las tortugas mordedoras como las pintadas pueden sobrevivir a la inmersión forzada en el laboratorio a temperaturas de agua fría durante más de 100 días. Las tortugas pintadas son los reyes de la tolerancia a la anoxia. Movilizan el calcio de sus caparazones para neutralizar el ácido, de forma muy parecida a como nosotros tomamos antiácidos que contienen calcio para la acidez estomacal.

En primavera, cuando las tortugas anaeróbicas salen de la hibernación, son básicamente un gran calambre muscular. Es como cuando se hace un esfuerzo: el cuerpo cambia al metabolismo anaeróbico, el ácido láctico se acumula y se produce un calambre. Las tortugas están desesperadas por tomar el sol para aumentar su temperatura corporal, para encender su metabolismo y eliminar estos subproductos ácidos.

Y es difícil moverse cuando tienen esos calambres, lo que las hace vulnerables a los depredadores y otros peligros. La aparición de la primavera puede ser un momento peligroso para estas tortugas letárgicas.