Tortugas Marinas

tortuga marina

Las tortugas marinas son grandes reptiles que respiran aire y que habitan en los mares tropicales y subtropicales de todo el mundo. Las tortugas de mar de todo el mundo han sido estudiadas para ayudar a recopilar información sobre sus tasas de crecimiento, ciclos reproductivos y rutas de migración.

 

Tipos de Tortugas Marinas

Siete especies o tipos de tortugas marinas se pueden encontrar en todos los océanos del mundo. Desde la tortuga laúd hasta la caguama, seis de las siete especies están amenazadas o en peligro de extinción a manos de los humanos.

 

Tortuga Laúd (Dermochelys coriacea)

Tortuga Laud gigante

La más grande de todas las tortugas marinas y uno de los reptiles más grandes de la tierra, la tortuga laúd tiene un tamaño que oscila entre los 1,2 y los 2,4 metros de longitud y un peso de entre 225 y 900 kg. El adulto promedio mide entre 1.5 – 1.8 m y pesa 270 – 360 kg.

Es la más antigua de todas las especies de tortugas marinas, ¡y existe desde hace más de 150 millones de años! Sobrevivieron a la extinción de los dinosaurios y prosperaron hasta las últimas décadas, cuando las interacciones humanas han cobrado un gran número de víctimas.

 

Tortuga Verde (Chelonia mydas)

Tortuga Verde (Chelonia mydas)

La tortuga verde es la segunda más grande después de la laúd. Pueden pesar hasta 225 kg y alcanzar 1,2 m de longitud. El adulto es un herbívoro que come pastos marinos, algas marinas y otras formas de vida vegetal marina. Su pico es afilado y finamente dentado, perfectamente adaptado para el pastoreo en lechos de algas marinas y para raspar las algas de superficies duras.

Esta especie es la única que viene a la costa regularmente para tomar el sol. El solsticio de solsticio sólo ocurre en Hawaii, particularmente en la cadena de islas del noroeste de Hawaii, las islas Galápagos y en algunas áreas de Australia.

 

Tortuga Carey (Eretmochelys imbricata)

Tortuga carey Eretmochelys imbricata

Considerada por muchos como la más bella de las tortugas marinas por sus coloridos caparazones, la carey se encuentra en aguas tropicales de todo el mundo. Pasan su tiempo en arrecifes de coral, áreas rocosas, lagunas, manglares, islas oceánicas y áreas costeras poco profundas.

Llamada así por su cabeza estrecha y su pico afilado, parecido al de un pájaro, la carey puede llegar a las grietas y hendiduras de los arrecifes de coral en busca de alimento. Su dieta es muy especializada, alimentándose casi exclusivamente de esponjas. Una de las tortugas más pequeñas, los adultos pesan entre 45 – 90 kg y alcanzan aproximadamentea 1 metro de longitud.

 

Tortuga Caguama (Caretta caretta)

Tortuga Caguama o tortuga boba

Una de las especies más grandes de tortugas marinas, la tortuga boba oscila entre 90 y 180 kg  y hasta 1,2 metros de longitud. Se encuentran en todas las regiones templadas y tropicales de los océanos Pacífico, Índico y Atlántico.

Una de las especies más abundantes de las que se encuentran en los Estados Unidos, son nombradas por su gran cabeza y su fuerte mandíbula trituradora que les permite comer presas de caparazón duro como cangrejos, caracoles y buccinos.

 

Tortuga Golfina (Lepidochelys olivacea)

Tortuga golfina

La segunda más pequeña después de la tortuga Lora las tortugas Golfinas pesan entre 34 – 45 kg y alcanzan aproximadamente 60 cm de longitud. Reciben su nombre por su caparazón verde pálido, o caparazón y son las más abundantes de las especies de tortugas marinas.

Al igual que la tortuga lora, anidan en masas denominadas arribadas. Durante las arribadas, miles de hembras pueden anidar en el transcurso de unos pocos días o semanas. Los adultos alcanzan la madurez sexual alrededor de los 15 años de edad.

 

Tortuga Lora (Lepidochelys kempii)

Tortuga Lora

Hasta hace poco tiempo, la tortuga lora , que estaba en peligro de extinción, estuvo al borde de la extinción en la década de 1960. Gracias a las estrictas leyes de protección que protegieron sus playas de anidación en México y redujeron la captura accidental en los equipos de pesca, la especie ha comenzado un lento pero constante regreso desde un mínimo anterior de sólo 200 individuos anidantes en la década de 1980, a un estimado de 7.000 – 9.000 individuos en la actualidad.

Estas son las más pequeñas de las siete especies de tortugas marinas, pesando entre 35 – 45 kg y midiendo aproximadamente60cm de longitud.

 

Tortuga Plana (Natator depressus)

tortuga plana australiana

La tortuga plana recibe su nombre por su caparazón plano, o caparazón, que no se parece al caparazón curvo de otras especies de tortugas marinas. El caparazón es de color verde grisáceo pálido con los márgenes externos claramente volteados.

Una tortuga plana adulta pesa 90 kg y mide aproximadamente 90cm de largo. Tienen la distribución más pequeña de todas las especies y se reproducen y anidan sólo en Australia.

 

Descripción de las Tortugas Marinas

Su caparazón consiste en una parte superior (caparazón) y una sección inferior (plastrón). Las escamas duras (o escudos) cubren todo menos en la tortuga laúd, y el número y disposición de estos escudos puede ser usado para determinar la especie.

Las tortugas marinas tienen muchos tamaños, formas y colores diferentes. La tortuga golfina pesa menos de 45Kg, mientras que la laúd típicamente oscila entre 300 y 600 Kg! El caparazón superior de cada especie de tortuga marina varía en longitud, color, forma y disposición de las escamas.

Las tortugas de mar no tienen dientes, pero sus mandíbulas tienen “picos” modificados que se adaptan a su dieta particular. No tienen orejas visibles pero tienen los tímpanos cubiertos de piel. Escuchan mejor en las bajas frecuencias y su sentido del olfato es excelente. Su visión bajo el agua es buena, pero son miopes fuera del agua. Su cuerpo aerodinámico y sus grandes aletas hacen que se adapten notablemente a la vida en el mar. Sin embargo, las tortugas marinas mantienen estrechos lazos con la tierra.

Las hembras deben bajar a tierra para poner sus huevos en la arena, por lo que todas las tortugas marinas comienzan su vida como pequeñas crías en tierra. La investigación sobre las tortugas marinas ha descubierto muchos hechos sobre estas antiguas criaturas. La mayor parte de esta investigación se ha centrado en las hembras anidadoras y en las crías que emergen del nido, en gran parte porque son las más fáciles de encontrar y estudiar.

Miles de tortugas marinas en todo el mundo han sido marcadas para ayudar a recopilar información sobre sus tasas de crecimiento, ciclos reproductivos y rutas de migración.

 

Que Comen las Tortugas Marinas?

La alimentación de las tortugas marinas dependerá de la especie así como del hábitat de la misma.

Por supuesto, las tortugas marinas alojadas en recintos artificiales tienen que ser alimentadas por humanos y como tal, sus dietas son usualmente diferentes a las de las tortugas marinas salvajes. Dado que las tortugas marinas no se mantienen como mascotas, este artículo aborda sus necesidades dietéticas en la naturaleza.

La mayoría de las especies de tortugas marinas son generalmente omnívoras y se alimentan tanto de vegetación como de materia animal. Otras, como las tortugas laúd y carey, tienen dietas que consisten principalmente en un solo tipo de alimento.

Por ejemplo, las tortugas marinas laúd se alimentan principalmente de invertebrados de cuerpo blando como las medusas. La tortuga carey, por otro lado, se alimenta principalmente de esponjas que se encuentran en los arrecifes de coral.

 

¿Las tortugas marinas  comen medusas?

Todas las especies de tortugas marinas se alimentan de medusas. Sin embargo, la tortuga laúd es la única tortuga marina que se alimenta principalmente de medusas.

 

Alimentación de la Tortuga Verde (Chelonia mydas)

Las necesidades alimenticias de las tortugas marinas verdes (Chelonia mydas) cambian con la edad. Mientras que las crías y los juveniles son más carnívoros, los adultos son principalmente herbívoros. Las tortugas marinas verdes en crecimiento necesitan más proteínas que los adultos. Entonces, ¿qué comen las tortugas marinas verdes?

Las presas que comen las tortugas marinas verdes jóvenes incluyen crustáceos, esponjas, gusanos, pequeños invertebrados marinos, moluscos, organismos neustónicos como serpientes marinas (Hydrozoa), medusas, insectos marinos, animales de musgo (Bryozoa) y huevos de peces (como los huevos de liebre marina (Aplysia)). Los jóvenes también comen la materia vegetal de la misma manera que los adultos.

Los adultos, por otro lado, no comen alimentos de origen animal. Algunas plantas que la tortuga marina verde consume incluyen una amplia variedad de algas rojas y verdes, hierba de cordón de agua salada (Spartina alterniflora) que se encuentra en los pantanos salados, y api-api (Avicennia schaueriana), hierba arrugada (Rhizoclonium), algas verdes (Gayralia), lechuga marina (Ulva lactuca), y cuernos de langosta (Polysiphonia).

Las algas que come la tortuga incluyen algas rojas de agua dulce (Compsopogon), musgo rojo (Caloglossa) y algas rojas filamentosas (Bostrychia).

Como alimentadores oportunistas, estas tortugas comen lo que está disponible. Existe una correlación entre el cambio de dieta y los cambios fisiológicos de la tortuga. A medida que la tortuga crece, la morfología del cráneo cambia. La mandíbula aserrada de los adultos les ayuda a consumir eficazmente la vegetación.

 

Alimentación de la Tortuga Caguama (Caretta caretta)

Las tortugas marinas caguamas, comúnmente conocidas simplemente como caguamas, son omnívoras. Su dieta consiste principalmente de invertebrados que viven en el fondo del mar como camarones, decápodos, bivalvos y gasterópodos. Aunque estos alimentos son la principal fuente de alimentación de la especie, la caguama tiene la mayor lista de presas de cualquier tortuga oceánica.

Otras presas que la caguama come comúnmente incluyen el pepino de mar, insectos acuáticos, peces (incluyendo crías, adultos y huevos), estrellas de mar, dólares de arena, erizos de mar, briozoos, el hombre de guerra portugués (Physalia physalis), isópodos, braquiópodos, percebes, cefalópodos, anémonas de mar, gusanos de cerdas y corrales de mar.

Durante la migración, estas interesantes especies se alimentan de peces voladores, calamares, grupos de huevos flotantes, moluscos flotantes y medusas. También se alimentan de tortugas juveniles, incluyendo caguamas juveniles.

Las plantas de las que se alimentan las caguamas incluyen plantas vasculares también conocidas como traqueófilas, algas, algas marinas y corales.

Las tortugas caguamas tienen unas mandíbulas grandes y poderosas que utilizan para triturar su comida antes de tragarla.

 

Alimentación de la Tortuga Lora

La tortuga marina Lora es la tortuga marina más rara del mundo. No es de extrañar que esta rara especie esté en peligro crítico de extinción. Esta especie de tortuga es también la más pequeña de las tortugas marinas.

La tortuga Lora es omnívora pero se alimenta principalmente de cangrejos flotantes. Otras presas de esta tortuga marina incluyen medusas, camarones, moluscos, peces, crustáceos y erizos de mar. La materia vegetal que come la tortuga marina Lora incluye algas, algas marinas y vegetación.

 

Alimentación de la tortuga marina Laúd (Dermochelys coriacea)

La tortuga marina laúd es la especie de tortuga más pesada y el cuarto reptil más grande. La Laud es llamada así por la falta de un caparazón óseo. En su lugar, la piel y la carne grasa cubren su caparazón. Entonces, ¿qué comen las tortugas laúd?

La tortuga Laúd se alimenta principalmente de medusas. Ocasionalmente, las tortugas laúd se alimentan de otros invertebrados de cuerpo blando como cefalópodos y tunicados.

Debido a que la D. coriacea se alimenta principalmente de medusas, ayudan a controlar las poblaciones de medusas en todo el mundo. El auge de las poblaciones de medusas tiene varios efectos ecológicos perjudiciales.

La tortuga marina laúd está en peligro de extinción principalmente debido a la contaminación del plástico del océano. La D. coriacea confunde los materiales plásticos flotantes con las medusas. La ingestión de plástico puede llevar a serias complicaciones de salud ya que no pueden digerir el plástico.

Las tortugas Laúd del Pacífico se ven particularmente afectadas por la contaminación plástica cuando migran de Indonesia a California. Los californianos usan más de 19 mil millones de bolsas de plástico al año y un gran porcentaje de estas bolsas termina en el océano.

La ingestión de hasta el más pequeño de los desechos marinos de plástico puede obstruir el tracto digestivo y causar impacto. Esto lleva a la falta de apetito, al estreñimiento y a la incapacidad de comer.

Incluso cuando el plástico no causa impactación, causa una dilución de nutrientes por lo que la tortuga es incapaz de absorber la cantidad requerida de nutrientes necesarios para madurar. La maduración lenta significa que la tortuga tarda en alcanzar la madurez sexual. Esto impacta las tasas de reproducción.

 

Alimentación de la Tortuga Golfina

La tortuga golfina es principalmente una tortuga carnívora que se alimenta de invertebrados como cangrejos, tunicados, camarones, erizos de mar, caracoles, briozoos, bivalvos, langostas, gusanos y medusas. Se alimentan en aguas marinas poco profundas y en hábitats estuarinos. Se alimentan principalmente en aguas poco profundas de fondo blando.

Sin ninguna otra fuente de alimento, la golfina se alimenta de algas filamentosas como las algas filamentosas rojas (Bostrychia).

En cautiverio, se ha observado que la especie es caníbal. Sin embargo, se ha observado que esto sólo ocurre en cautiverio.

La contaminación plástica también perjudica a esta especie, ya que normalmente intentan comer bolsas de plástico y espuma de poliestireno. Esto causa una obstrucción del tracto digestivo así como la dilución de nutrientes.

 

Alimentación de la Tortuga Carey (Eretmochelys imbricata)

La tortuga carey, en peligro crítico de extinción, es una especie omnívora que se alimenta principalmente de animales, siendo su principal fuente de alimento las esponjas marinas, que pueden constituir hasta el 95 por ciento de su dieta. Debido a sus necesidades alimenticias, la tortuga carey es conocida como una especie espongívora.

Aunque E. imbricata es una espongívora, sólo come determinadas especies de esponjas. Las tortugas carey que se encuentran en el Caribe se alimentan principalmente de esponjas de la clase Demospongiae, y de las órdenes Hadromerida, Spirophorida, Astrophorida.

Una especie de medusa altamente tóxica de la que se alimentan las tortugas carey incluye el hidrozoario, el hombre de guerra portugués (Physalia physalis). Cierran los ojos cuando se alimentan del peligroso hombre de guerra para no ser picadas en los ojos (la única parte vulnerable de su cara). El resto de su cabeza está fuertemente blindada y adecuadamente protegida.

También se alimentan de esponjas altamente tóxicas como la Suberites domuncula, Spheciospongia vesparium, Tethya actinia, Chondrilla nucula y Aaptos aaptos. Las careyes son resistentes a la toxicidad de estas esponjas.

Otras fuentes de alimento incluyen anémonas de mar, medusas, jaleas de peine, cnidarios y algas.

 

Alimentación de la Tortuga Plana Australiana (Natator depressus)

La Natator depressus, que es nativa de Australia, es la única tortuga marina que se encuentra mayormente confinada a una sola gama geográfica que son las aguas del norte de Australia. De las siete especies de tortugas marinas, la tortuga plana es la que tiene el rango geográfico más pequeño.

La tortuga plana es carnívora y casi nunca se alimenta de vegetación. Entre los alimentos que componen su dieta se encuentran los corales blandos, briozoos, camarones, gambas, medusas, moluscos, pepinos de mar y otros invertebrados marinos que viven en aguas poco profundas.

 

Conclusión

Las tortugas marinas son criaturas interesantes aunque muchas de ellas están en peligro de extinción. Generalmente, tienden a comer pequeños animales marinos como crustáceos, esponjas marinas, calamares, camarones, medusas y anémonas marinas.

Aparte de la tortuga verde adulta, que es mayormente herbívora, la mayoría de las tortugas marinas son generalmente omnívoras. Lo que comen las tortugas marinas puede a veces ser determinado por la fisiología de la boca y las mandíbulas. Las diferentes formas de la boca y la mandíbula ayudan a la tortuga a consumir eficientemente diferentes tipos de alimentos.

Las tortugas laúd tienen cúspides puntiagudas en sus mandíbulas, lo cual es particularmente útil cuando tienen que atrapar y sostener medusas y otros invertebrados de cuerpo blando. Además, con la ayuda de las papilas (una serie de afiladas espinas curvadas hacia abajo que se encuentran en la boca y la garganta de las tortugas laúd), las tortugas laúd pueden tragar fácilmente su presa.

Las tortugas bobas tienen mandíbulas masivas y poderosas que usan para aplastar animales con caparazón como caracoles y caracolas. El pico serrado de la tortuga verde le ayuda a arrancar eficientemente la hierba marina y a raspar las algas de las superficies.

 

Donde Viven las Tortugas Marinas?

Las tortugas marinas se pueden encontrar en todos los océanos excepto en las regiones polares. La tortuga marina de espalda plana se encuentra únicamente en la costa norte de Australia. La tortuga marina Lora se encuentra únicamente en el Golfo de México y a lo largo de la costa este de los Estados Unidos.

Las tortugas de mar se encuentran generalmente en las aguas sobre las plataformas continentales. Durante los primeros tres a cinco años de vida, las tortugas marinas pasan la mayor parte del tiempo en la zona pelágica flotando en esteras de algas.

El Hábitat de las tortugas marinas verdes en particular se encuentran a menudo en las esteras de Sargassum, en las que encuentran alimento y agua para refugiarse. Una vez que la tortuga marina ha alcanzado la edad adulta se acerca a la orilla. Las hembras llegan a la orilla para poner sus huevos en playas de arena durante la temporada de anidación.

Las tortugas de mar migran para llegar a sus playas de desove, que son limitadas en número. Por lo tanto, vivir en el océano significa que generalmente migran a través de grandes distancias. Todas las tortugas marinas tienen un tamaño de cuerpo grande, lo cual es útil para moverse a grandes distancias. Los cuerpos de gran tamaño también ofrecen una buena protección contra los grandes depredadores (especialmente los tiburones) que se encuentran en el océano.

 

Cuanto Vive la Tortuga Marina

Una de las tortugas marinas más antiguas que se conocen es una tortuga verde llamada Myrtle, que lleva más de 45 años en el acuario de Cape Cod y se estima que tiene 90 años de edad. Sin embargo, según Carol Haley, Conservadora Asistente de Peces del Acuario de Tennessee, algunas tortugas marinas pueden vivir 100 o incluso 150 años.

Unas pocas tortugas marinas pueden haber sobrevivido a esa estimación en las últimas décadas. En 2006, Li Chengtang, director del Acuario de Guangzhou en China, dijo que la tortuga de mar más antigua del lugar tenía “unos 400 años, según se determinó en una prueba de caparazón realizada por un profesor de taxonomía”.

Otro informe de noticias sobre una tortuga marina de edad avanzada en Filipinas afirmaba que se había descubierto una tortuga marina de casi 200 años en un corral de peces y se había llevado a la Oficina de Pesca y Recursos Acuáticos.

Tortugas marinas

¿Por qué viven tanto tiempo las tortugas marinas?

Las tortugas marinas han estado en la Tierra por más de 100 millones de años. Para poner esto en perspectiva, los dinosaurios se extinguieron hace unos 65 millones de años y los primeros ancestros humanos comenzaron a caminar en dos piernas hace unos 4 millones de años.

Las investigaciones indican que una explicación clave para la larga vida de las tortugas marinas es su lento metabolismo o tasa de conversión de los alimentos en energía.  El metabolismo animal es a veces descrito como “el fuego de la vida”. Típicamente, cuanto más lenta es la combustión, más tiempo vive el fuego o la criatura. Las tortugas marinas se metabolizan y crecen lentamente, y por lo tanto viven por un período más largo.

Las tortugas marinas verdes pueden reducir la velocidad de sus latidos a un ritmo de 9 minutos entre latidos. Esta característica les permite realizar largas inmersiones para alimentarse durante un máximo de cinco horas. En marcado contraste, el rápido corazón de un colibrí late hasta 1.260 veces por minuto, y puede comer cada 10 minutos. Los colibríes tienen una vida mucho más corta que las tortugas marinas, ya que sólo viven de tres a cinco años.

Aunque las tortugas marinas continúan enfrentándose a numerosas amenazas, los científicos e investigadores no se dejarán disuadir. Los esfuerzos de conservación persisten para mantener a estos majestuosos buzos empujando los límites de la larga vida en el mar.

 

Tortugas Marinas en Peligro de Extincion

La Lista Roja de la UICN clasifica tres especies de tortuga marina como “En Peligro” o “En Peligro Crítico de Extinción”.

La tortuga marina plana es considerada como “Datos Insuficientes”, lo que significa que su estado de conservación no es claro debido a la falta de datos.

Todas las especies de tortuga marina están incluidas en el Apéndice I de la CITES, restringiendo el comercio internacional de tortugas marinas y productos de tortuga marina.Sin embargo, se ha cuestionado la utilidad de las evaluaciones globales para las tortugas marinas, particularmente debido a la presencia de distintos stocks genéticos y unidades de gestión regional separadas espacialmente.

Cada RMU está sujeta a un conjunto único de amenazas que generalmente cruzan los límites jurisdiccionales, lo que resulta en que algunas subpoblaciones de la misma especie se recuperan mientras que otras continúan disminuyendo. Esto ha llevado a la UICN a realizar recientemente evaluaciones de las amenazas a nivel de subpoblación para algunas especies.

  • Tortuga Verde: En peligro de extinción
  • Tortuga Boba: Vulnerable
  • Tortuga Lora: En peligro crítico de extinción
  • Tortuga Carey: En peligro crítico de extinción
  • Tortuga Plana: Datos insuficientes
  • Tortuga Laúd: Vulnerable

Por que las tortugas de mar están en peligro de extinción?

En todo el mundo, seis de las siete especies de tortugas marinas están clasificadas como amenazadas o en peligro debido a las acciones y estilos de vida humanos. Bonaire es el hogar de tres de las seis especies de tortugas marinas en peligro o en peligro crítico de extinción: la tortuga carey, la tortuga verde y la tortuga Boba.

La Unión Mundial para la Naturaleza (UICN) ha identificado cinco grandes peligros para las tortugas marinas:

  • La pesca: Las tortugas marinas prácticamente en todas partes se ven afectadas por las pesquerías, especialmente por los palangres, las redes de enmalle y las redes de arrastre. Los impactos más severos son la muerte después del enredo, la destrucción del hábitat y los cambios en la red alimentaria.
  • Captura directa: Las tortugas marinas y sus huevos son matados por personas de todo el mundo para obtener alimentos y productos como el aceite, el cuero y el caparazón.
  • Desarrollo Costero: Los hábitats de las tortugas marinas son degradados y destruidos por el desarrollo costero. Esto incluye alteraciones tanto de la línea costera como del suelo marino, tales como la degradación de las playas de anidación, el dragado del suelo marino, el tráfico de embarcaciones, la construcción y la alteración de la vegetación.
  • Contaminación: Los plásticos, las artes de pesca desechadas, los subproductos del petróleo y otros desechos dañan y matan a las tortugas marinas a través de la ingestión y el enredo. La contaminación lumínica altera el comportamiento de anidación y causa la muerte de las crías al alejarlas del mar. Los contaminantes químicos pueden debilitar el sistema inmunológico de las tortugas marinas, haciéndolas susceptibles a las enfermedades.
  • El cambio climático: El cambio climático aumentará la frecuencia de los eventos climáticos extremos, resultando en la pérdida de playas de anidación, y causando otras alteraciones en los hábitats críticos de las tortugas marinas y en los procesos oceanográficos básicos. Puede impactar la proporción natural de sexos en las crías y aumentar la probabilidad de brotes de enfermedades en las tortugas marinas.

 

Tortugas Marinas Características

Tamaño y forma del cuerpo

El gran caparazón aerodinámico es lo que caracteriza a las diferentes especies de tortugas marinas. Cada especie de tortuga marina adulta, macho y hembra, es de igual tamaño.

La tortuga Laúd es la más grande de todas las tortugas marinas vivas con 1.5 – 1.8 m y pesa 270 – 360 kg

La Golfina y la tortuga Lora son las especies más pequeñas de tortugas marinas, y alcanzan alrededor de 60cm  y 40kg.

Las tortugas verdes alcanzan de 80- 100 cm y de 220kg.

Las caguamas llegan a medir sobre 1.2m y pesan entre 90-180 kg.

Las tortugas carey alcanzan de 1m y de 45 a 90 kg.

Por último, las tortugas planas alcanzan de 90cm y pesan de 80 a 90 kg.

Coloración

Dependiendo de la especie, las tortugas marinas varían en color; pueden ser de color verde oliva, amarillo, marrón verdoso, marrón rojizo o incluso negro. La tortuga marina verde recibe su nombre por el color de su grasa corporal.

Aletas

Las extremidades son aletas adaptadas para la natación. Las tortugas marinas son torpes y vulnerables en tierra. Las extremidades delanteras son largas y con forma de paleta. Los dedos largos están fusionados en toda la aleta. Sólo una o dos garras están presentes en cada aleta delantera.

Una tortuga marina nada con el poderoso golpe de sus aletas delanteras en forma de ala. Las aletas traseras sirven como timones, estabilizando y dirigiendo al animal mientras nada. Las aletas traseras de algunas especies son bastante diestras para excavar nidos en la arena.

Una tortuga marina no puede retraer sus extremidades bajo su caparazón como lo hace una tortuga terrestre.

Cabeza

Una tortuga marina no puede retraer su cabeza bajo su caparazón como lo hace una tortuga de tierra. Las tortugas marinas tienen grandes párpados superiores que protegen sus ojos. Las tortugas marinas no tienen una abertura en el oído externo. Al igual que otras tortugas, las tortugas marinas carecen de dientes. La forma de la mandíbula varía según la especie. Cada especie tiene una forma de mandíbula adaptada a su dieta.

Caparazón

El lado dorsal (superior) del caparazón se llama caparazón. Dependiendo de la especie, el caparazón adulto tiene una forma que va desde ovalada hasta en forma de corazón. En todas las especies, excepto en la tortuga laúd, la concha ósea está compuesta de costillas ensanchadas y fusionadas, y la columna vertebral está unida al caparazón.

El lado ventral (inferior) de la concha se llama plastrón. En todas las especies, excepto en la tortuga laúd, la concha está cubierta por una capa de placas córneas llamadas escudos. Los escudos son firmes pero flexibles, no son quebradizos. Los científicos pueden identificar las especies de tortugas marinas por el número y el patrón de escudos. La tortuga baula tiene una piel gruesa y oleosa, que es un excelente aislante, lo que permite a esta especie aventurarse en aguas frías.

El caparazón de la tortuga laúd está compuesto en gran parte de cartílago levantado en prominentes crestas longitudinales. Una capa de miles de pequeños huesos dérmicos se encuentra justo debajo de la piel coriácea. El gran caparazón óseo de una tortuga marina proporciona protección contra la depredación y la abrasión.

 

Reproducción de las Tortugas Marinas

El proceso de reproducción de las tortugas marinas es fascinante. Todo comienza cuando migran miles de kilómetros a los lugares de cría, para encontrar una pareja para el apareamiento.

 

Cómo se reproducen las tortugas marinas?

Una vez que un macho encuentra una hembra candidata, la corteja manteniendo el contacto físico con las aletas o mordiendo ligeramente el cuello y la cola. Si ella no lo acepta, entonces se sumerge e intenta huir, pero si ella está de acuerdo, el macho se sube a la parte posterior del caparazón de la pareja y lo sujeta con sus garras delanteras para realizar el coito. Esta acción se lleva a cabo bajo el agua muy cerca de la superficie, o en la superficie.

Muchas hembras tienen marcas de garras en sus aletas, y aunque se cree que esto es doloroso para ellas, es parte de su naturaleza.

Mantienen la diversidad genética de la población ya que los huevos son producto de varios padres.

Las hembras se aparean con varios machos y almacenan su esperma durante unos meses. Según los científicos, esto ayuda a mantener la diversidad genética en la población, ya que los huevos son el producto de varios progenitores.

 

Anidación de las tortugas Marinas

Cuando las madres están listas para poner los huevos, se dirigen a la playa. La característica más notable de la temporada de anidación es que regresan a la misma playa donde nacieron. En algunas especies, esto ocurre de forma masiva y se conoce como “arribadas”, donde cientos de hembras salen de las aguas para moverse por la arena y seleccionar un lugar seguro para sus huevos. Una vez asentados, comienzan a cavar un hoyo con la ayuda de sus aletas traseras y ponen los huevos en el nido.

**Las hembras no lloran cuando ponen sus huevos, sólo excretan el exceso de sal a través de sus ojos.**

Finalmente, cubren el nido con la misma arena y regresan al océano. Durante este proceso de desove, que suele ser por las noches, las hembras excretan el exceso de sal a través de algunas glándulas de sus ojos, lo que llevó a la idea errónea de que estaban llorando por el dolor durante la puesta de los huevos, pero esto es totalmente falso. A diferencia de las hembras, los machos no vuelven a participar en el proceso de reproducción, y nunca tienen que salir de su hábitat, por lo que toda su vida se queda en el océano.

 

Cuantos huevos ponen las tortugas marinas

La mayoría de las especies de tortugas marinas anidan por lo menos dos veces durante la temporada de reproducción y el número de huevos en la nidada varía de acuerdo a la especie, oscilando entre cincuenta y más de trescientos. La distancia que recorren en la arena es muy agotadora, y es evidente la dificultad que esto representa para ellas porque sus características físicas son principalmente para el medio marino. Como sabemos, no tienen patas, sino aletas, algo que no es muy útil en tierra.

La composición de los huevos es muy diferente a la que conocemos comúnmente. Su caparazón no es duro como el de las aves. En cambio, la cubierta es flexible, lo que evita que se rompan cuando caen de la cavidad de la hembra al nido. Durante el desove, dos o tres huevos salen al mismo tiempo cubiertos por una mucosidad transparente y densa. La temperatura del nido definirá el sexo de las crías; si la temperatura es fría, es probable que nazcan los machos, pero si el nido está caliente, serán hembras. La eclosión comienza aproximadamente 60 días después de la puesta.

Otro detalle impactante durante este proceso de reproducción es que una vez que las hembras han terminado de poner los huevos, nunca más los miran ni tienen contacto con ellos. Probablemente podrían encontrarse de nuevo en la inmensidad del océano, pero si eso ocurre, no mostrarán signos de reconocerse.

**Si la temperatura en el nido es alta, las crías serán hembras; si es baja, serán machos.**

Los conservacionistas que observan las playas de anidación de las tortugas marinas no permiten que la gente se acerque a las hembras que están poniendo los huevos. Sin embargo, cualquier perturbación podría alterar el proceso natural, aunque algunos investigadores utilizan estos momentos para tomar medidas corporales, contar el número de huevos y observar comportamientos reproductivos considerados muy útiles para la ciencia y la conservación.

Después de todo el increíble esfuerzo que implica el proceso de reproducción, el verdadero drama de las tortugas marinas es el hecho de que sólo el 10% de las crías logran llegar a la etapa adulta debido a la alta tasa de mortalidad ya que están en el caparazón. Muchos de los huevos no pueden desarrollarse porque los depredadores se los comen, o matan a muchos otros a los pocos minutos de nacer.

Esta baja tasa de supervivencia, además de que tardan décadas en alcanzar la madurez sexual, los hace muy vulnerables.

Los científicos aún no tienen datos precisos sobre la longevidad de las tortugas marinas, pero se dice que una vez que alcanzan la madurez sexual, tienen hasta 30 años de vida reproductiva; es decir, si el espécimen alcanza la madurez a los 45 años de edad, su esperanza de vida podría ser de alrededor de 75 años.

 

Tortugas Marinas Bebés

Observar a una tortuga marina bebé salir del nido y abrirse paso hasta el agua es una experiencia emocional. Todo, desde las huellas hasta la madera a la deriva y los cangrejos, son obstáculos, aunque este guante es importante para su supervivencia. Las aves, los mapaches y los peces son sólo algunos de los depredadores a los que se enfrentan estas vulnerables criaturas; algunos expertos dicen que sólo uno de cada mil sobrevivirá hasta la edad adulta en condiciones naturales.

Después de que una hembra adulta de tortuga marina anida, regresa al mar, dejando su nido y los huevos dentro de él para que se desarrollen por sí solos. El tiempo que tarda el huevo en eclosionar varía entre las diferentes especies y está influenciado por las condiciones ambientales como la temperatura de la arena. Las crías no tienen cromosomas sexuales, por lo que su sexo está determinado por la temperatura dentro del nido.

 

Temperatura de la tortuga marina bebé

El que las crías de tortuga marina sean machos o hembras depende de la temperatura en la que se encuentren en el nido, lo que se conoce como “temperatura pivotal”. La temperatura varía ligeramente entre las especies, oscilando entre aproximadamente 28-29 grados Celsius, a la cual los embriones dentro de un nido se desarrollan en una mezcla de machos y hembras. Las temperaturas por encima de este rango producen hembras y las temperaturas más frías producen machos.

 

Como nacen las tortugas marinas

Después de 45 a 70 días (dependiendo de la especie), las crías empiezan a brotar de sus huevos, usando un pequeño diente temporal localizado en su hocico llamado carúncula. Una vez fuera de sus huevos, permanecerán en el nido durante varios días. Durante este tiempo absorberán su yema, que está adherida a su abdomen por un umbilical. Esta yema les proporcionará la energía necesaria para sus primeros días mientras se dirigen del nido a las aguas de la costa.

 

La carrera de las tortugas bebés hasta el mar

Las crías comienzan a salir del nido en un esfuerzo coordinado. Una vez cerca de la superficie, a menudo permanecen allí hasta que la temperatura de la arena se enfríe, lo que generalmente indica que es de noche, cuando es menos probable que sean comidos por los depredadores o que se sobrecalienten. Una vez que las tortugas bebés emergen del nido, utilizan pistas para encontrar el agua, incluyendo la pendiente de la playa, las crestas blancas de las olas y la luz natural del horizonte oceánico.

Si las crías logran bajar la playa y llegar al mar, comienzan lo que se llama un “frenesí de natación” que puede durar varios días y que varía en intensidad y duración según la especie. El frenesí de natación aleja a las crías de las peligrosas aguas cercanas a la costa donde la depredación es alta. Una vez que las crías entran en el agua, comienzan sus “años perdidos” y su paradero será desconocido hasta una década. Cuando hayan alcanzado el tamaño aproximado de un plato de comida, las tortugas juveniles regresarán a las zonas costeras donde se alimentarán y continuarán madurando.

 

Curiosidades sobre las tortugas marinas bebé

  • Se estima que sólo 1 de cada 1.000 crías sobrevivirá hasta la edad adulta.
  • Las crías de tortuga marina comen una variedad de presas, incluyendo cosas como moluscos y crustáceos, hidrozoos, algas sargazosas, medusas y huevos de peces. Desafortunadamente, las crías también confunden la basura y objetos como bolas de alquitrán como alimento y los ingieren.
  • Las crías de las tortugas laúd y de las tortugas planas son significativamente más grandes que las de otras especies de tortugas marinas.
  • Las tortugas baulas son pelágicas (aguas abiertas) incluso cuando las crías nacen y su mayor tamaño ayuda a mantener su temperatura.
  • Las crías utilizan el horizonte de luz natural, que normalmente está sobre el océano, junto con las crestas blancas de las olas para llegar al agua cuando emergen del nido. Cualquier otra fuente de luz como la iluminación de la playa, las luces de las calles, la luz de los autos, las fogatas, etc., puede llevar a las crías en la dirección equivocada, lo que también se conoce como desorientación.
  • Una vez fuera del nido, las crías se enfrentan a muchos depredadores, incluyendo cangrejos fantasmas, aves, mapaches, perros y peces.
  • A muchos científicos les preocupa que el aumento de las temperaturas globales resulte en una arena más caliente, causando más hembras que machos en las crías de tortuga. Aprende más información sobre los efectos del calentamiento global en las tortugas marinas.