Tortuga Caguama (Caretta caretta)

Tortuga Caguama o tortuga boba

La tortuga Caguama (Caretta caretta), también llamada comúnmente tortuga Boba, es una especie de tortuga oceánica distribuida por todo el mundo. Es un reptil marino, perteneciente a la familia Cheloniidae.

La tortuga Caguama media mide alrededor de 90 cm de longitud de caparazón cuando está completamente desarrollada. La tortuga boba adulta pesa aproximadamente 135 kg, y los ejemplares más grandes pesan más de 450 kg.

La piel es de color amarillo a café y el caparazón es típicamente café rojizo. No se observan diferencias externas en el sexo hasta que la tortuga se convierte en adulta, siendo la diferencia más obvia que los machos adultos tienen la cola más gruesa y los plastrones más cortos (caparazón más bajo) que las hembras.

La tortuga boba se encuentra en los océanos Atlántico, Pacífico e Índico, así como en el Mar Mediterráneo. Pasa la mayor parte de su vida en hábitats de agua salada y estuarios, y las hembras llegan brevemente a tierra para poner sus huevos.

La tortuga Caguama tiene una baja tasa de reproducción; las hembras ponen un promedio de cuatro puestas de huevos y luego se quedan quietas, sin producir ningún huevo durante dos o tres años. La tortuga boba alcanza la madurez sexual en 17-33 años y tiene una vida útil de 47-67 años.

La tortuga boba es omnívora y se alimenta principalmente de invertebrados que viven en el fondo del mar. Sus grandes y poderosas mandíbulas sirven como una herramienta efectiva para desmantelar su presa.

Las tortugas Caguamas jóvenes son explotadas por numerosos depredadores; los huevos son especialmente vulnerables a los organismos terrestres. Una vez que las tortugas llegan a la edad adulta, su formidable tamaño limita la depredación de grandes animales marinos, como los tiburones.

La tortuga boba es considerada una especie vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. En total, 9 segmentos de población distintos están bajo la protección de la Ley de Especies en Peligro de 1973, con 4 segmentos de población clasificados como “amenazados” y 5 clasificados como “en peligro”

La mayor amenaza es la pérdida del hábitat de anidación debido al desarrollo costero, la depredación de los nidos y las perturbaciones humanas que causan desorientaciones durante la aparición de las crías. Las tortugas también pueden asfixiarse si quedan atrapadas en las redes de pesca de arrastre.

Se han implementado dispositivos excluidores de tortugas en los esfuerzos por reducir la mortalidad al proporcionar una ruta de escape para las tortugas. La pérdida de playas de anidación adecuadas y la introducción de depredadores exóticos también han afectado a las poblaciones de caguamas.

Los esfuerzos para restablecer su número requerirán la cooperación internacional, ya que las tortugas vagan por vastas áreas del océano y las playas de anidación críticas están dispersas en varios países.

 

Tortuga Caguama Características

La tortuga boba es la tortuga de caparazón duro más grande del mundo, ligeramente más grande en promedio y con un peso máximo de madurez que la tortuga verde y la tortuga de Galápagos.

También es la segunda tortuga más grande del mundo en existencia después de la tortuga laúd

Los adultos tienen un rango de peso promedio de 80 a 200 kg, con un promedio de unos 135 kg, y un rango de longitud de caparazón en línea recta de 70 a 95 cm.

El peso máximo reportado es de 545 kg y la longitud máxima es de 213 cm.

La cabeza y el caparazón (parte superior del caparazón) varían de amarillo-naranja a marrón rojizo, mientras que el plastrón (parte inferior) es típicamente amarillo pálido

El cuello y los lados de la tortuga son marrones en la parte superior y amarillos en los lados y la parte inferior.

El caparazón de la tortuga está dividido en dos secciones: caparazón y plastrón. El caparazón se divide a su vez en placas grandes, o escudos. Típicamente, 11 o 12 pares de escudos marginales bordean el caparazón. Cinco escudos vertebrales corren por la línea media del caparazón, mientras que cinco pares de escudos costales los bordean.

El caparazón se conecta al plastrón por tres pares de escudos inframarginales que forman el puente del caparazón. El plastrón presenta pares de escudos gulares, humerales, pectorales, abdominales, femorales y anales. El caparazón sirve como armadura externa, aunque las tortugas bobas no pueden retraer sus cabezas o aletas dentro del caparazón.

El dimorfismo sexual de la tortuga Caguama sólo es aparente en los adultos. Los machos adultos tienen la cola y las garras más largas que las hembras. Los plastrones de los machos son más cortos que los de las hembras, presumiblemente para acomodar las colas más grandes de los machos.

Los caparazones de los machos son más anchos y menos abombados que los de las hembras, y los machos típicamente tienen cabezas más anchas que las hembras.

Las glándulas lacrimales situadas detrás de cada ojo permiten a la caguama mantener el equilibrio osmótico eliminando el exceso de sal que se obtiene al ingerir agua del océano. En tierra, la excreción del exceso de sal da la falsa impresión de que la tortuga está llorando.

 

Distribución de la Tortuga Caguama

La tortuga boba tiene una distribución cosmopolita, anidando en el rango geográfico más amplio de cualquier tortuga marina. Habita en los océanos Atlántico, Índico y Pacífico y en el mar Mediterráneo.

En el Océano Atlántico, la mayor concentración de caguamas se encuentra a lo largo de la costa sudeste de Norteamérica y en el Golfo de México. Muy pocas tortugas bobas se encuentran a lo largo de las costas europeas y africanas. Florida es el sitio de anidación más popular, con más de 67.000 nidos construidos por año.

En el Océano Índico, las bobas se distribuyen a lo largo de las costas de África, la Península Arábiga y el Mar Arábigo. A lo largo de la costa africana, las caguamas anidan desde el archipiélago de Bazaruto en Mozambique hasta el estuario de Santa Lucía en Sudáfrica.

El mayor sitio de anidación del Océano Índico es Omán, en la Península Arábiga, que alberga alrededor de 15.000 nidos, lo que le da la segunda población de caguamas más grande del mundo. Australia Occidental es otra zona de anidación notable, con 1.000-2.000 nidos por año.

La caguama del Pacífico vive en regiones templadas y tropicales y se alimenta en el Mar de China Oriental, el Pacífico suroeste y a lo largo de la Península de Baja California.

El este de Australia y Japón son las principales zonas de anidación, y la Gran Barrera de Coral es considerada una importante zona de anidación.

Las poblaciones del Pacífico Oriental se concentran frente a la costa de Baja California, donde el afloramiento proporciona ricas zonas de alimentación para las tortugas juveniles y los subadultos.

El Mar Mediterráneo es un lugar de cría para los juveniles, así como un lugar común para los adultos en los meses de primavera y verano. Casi el 45% de la población juvenil del Mediterráneo ha migrado desde el Atlántico.

Grecia es el lugar de nidificación más popular a lo largo del Mediterráneo, con más de 3.000 nidos al año. Zakynthos alberga el mayor número de nidos en el Mediterráneo, el segundo en la Bahía de Kyparissia, por lo que las autoridades griegas no permiten que los aviones despeguen o aterricen por la noche en Zakynthos debido a las tortugas anidantes. Además de la costa griega, las costas de Chipre y Turquía también son lugares de anidación habituales.

 

Tortuga Caguama Hábitat

Las tortugas bobas marinas pasan la mayor parte de su vida en mar abierto y en aguas costeras poco profundas. Rara vez llegan a tierra, además de las breves visitas de las hembras para construir sus nidos y depositar los huevos.

Las tortugas Caguamas recién nacidas viven en esteras flotantes de algas Sargassum. Los adultos y los juveniles viven a lo largo de la plataforma continental así como en estuarios costeros poco profundos.

En el noroeste del Océano Atlántico, la edad es un factor que influye en la preferencia de hábitat. Los juveniles se encuentran con mayor frecuencia en hábitats estuarinos poco profundos con acceso limitado al océano, en comparación con los adultos que no anidan.

Las tortugas bobas ocupan aguas con temperaturas superficiales que oscilan entre 13 y 28 °C  durante la temporada de no anidación. Las temperaturas de 27-28 °C  son las más adecuadas para las hembras que anidan.

Las caguamas jóvenes comparten el hábitat del Sargassum con una variedad de otros organismos. Las esteras de Sargassum contienen hasta 100 especies diferentes de animales de los que se alimentan los juveniles. Las presas que se encuentran en las esteras de Sargassum pueden incluir percebes, larvas de cangrejo, huevos de peces y colonias de hidrozoos.

 

Tortugas Caguama Comportamiento

Las tortugas bobas observadas en cautiverio y en estado salvaje son más activas durante el día.

En cautiverio, las actividades diarias de las caguamas se dividen entre nadar y descansar en el fondo.

Mientras descansan, extienden sus extremidades delanteras hasta la posición de nado de media brazada. Permanecen inmóviles con los ojos abiertos o semicerrados y son fácilmente alertadas durante este estado.

Por la noche, los cautivos duermen en la misma posición con los ojos bien cerrados, y son lentos para reaccionar.

Las caguamas pasan hasta el 85% de su día sumergidas, siendo los machos los buzos más activos que las hembras. La duración media de las inmersiones es de 15-30 minutos, pero pueden permanecer sumergidos hasta cuatro horas

Las tortugas Caguamas jóvenes y los adultos difieren en sus métodos de natación. Un juvenil mantiene sus extremidades delanteras presionadas a un lado de su caparazón, y se impulsa a sí mismo dando patadas con sus extremidades traseras. A medida que el juvenil madura, su método de natación es reemplazado progresivamente por el método de extremidades alternas del adulto.

La temperatura del agua afecta la tasa metabólica de la tortuga marina. El letargo se induce a temperaturas entre 13 y 15 °C . La tortuga Caguama adopta una postura flotante y aturdida por el frío cuando las temperaturas descienden a unos 10 °C. Sin embargo, las caguamas más jóvenes son más resistentes al frío y no se aturden hasta que las temperaturas descienden por debajo de los 9 °C.

La migración de las tortugas bobas ayuda a prevenir los casos de aturdimiento por frío. El aumento de la temperatura del agua causa un incremento en el metabolismo y en el ritmo cardíaco. La temperatura corporal de una Caguama aumenta en aguas cálidas más rápidamente que disminuye en aguas frías.

La agresión hembra-hembra, que es bastante rara en otros vertebrados marinos, es común entre las tortugas Caguamas . La agresión ritualizada se intensifica desde las manifestaciones pasivas de amenaza hasta el combate. Este conflicto se produce principalmente por el acceso a las zonas de alimentación.

La escalada típicamente sigue cuatro pasos. Primero, el contacto inicial es estimulado por señales visuales o táctiles. En segundo lugar, se produce el enfrentamiento, que comienza con enfrentamientos pasivos caracterizados por un amplio giro de la cabeza y la cola. Comienzan la confrontación agresiva cuando una tortuga deja de dar vueltas y se enfrenta directamente a la otra. Tercero, el enfrentamiento ocurre con las tortugas que se golpean las mandíbulas unas a otras. La etapa final, la separación, es mutua, con ambas tortugas nadando en direcciones opuestas, o implica la persecución de una de ellas fuera de la vecindad inmediata.

Las tortugas bobas son aparentemente territoriales y lucharán con otras caguamas y tortugas marinas de diferentes especies.

 

Tortuga Caguama Alimentación

La tortuga Caguama es omnívora y se alimenta principalmente de invertebrados que viven en el fondo del mar, como gasterópodos, bivalvos y decápodos.

Tiene una mayor lista de presas conocidas que cualquier otra tortuga marina. Otros alimentos incluyen esponjas, corales, corrales marinos, gusanos poliquetos, anémonas marinas, cefalópodos, percebes, braquiópodos, isópodos, hombres de guerra portugueses, insectos, briozoos, erizos de mar, dólares de arena, pepinos de mar, estrellas de mar, peces (huevos, juveniles y adultos), tortugas recién nacidas (incluyendo miembros de su propia especie), algas y plantas vasculares.

Durante la migración a través del mar abierto, las tortugas bobas comen medusas, moluscos flotantes, grupos de huevos flotantes, calamares y peces voladores.

Las tortugas bobas aplastan las presas con sus grandes y poderosas mandíbulas.

Los puntos de escala proyectados en el margen anterior de las extremidades delanteras permiten la manipulación del alimento. Estos puntos pueden ser usados como “pseudo-guardias” para desgarrar grandes trozos de comida en la boca de la caguama.

La tortuga Caguama girará su cuello hacia un lado para consumir el alimento desgarrado en los puntos de escamas.

Las papilas recubiertas de moco que se encuentran en la región anterior del esófago de la caguama filtran los cuerpos extraños, como los anzuelos. La siguiente región del esófago no está papilada, con numerosos pliegues mucosos.

La tasa de digestión en las tortugas Caguamas depende de la temperatura; aumenta a medida que la temperatura aumenta.

 

Depredadores de la Tortuga Caguama

Las tortugas de agua tienen numerosos depredadores, especialmente al principio de su vida. Los depredadores de huevos y polluelos incluyen cangrejos fantasmas, gusanos oligoquetos, escarabajos, larvas de moscas, hormigas, moscas de la carne, serpientes, gaviotas, córvidos, zarigüeyas, osos, ratas, armadillos, mustélidos, zorrillos, cánidos, procíonidos, gatos, cerdos y humanos.

Durante la migración de sus nidos al mar, las crías son presa de larvas de dípteros, cangrejos, sapos, lagartos, serpientes, aves marinas como las fragatas, y otras aves y mamíferos variados.

En el océano, los depredadores de los juveniles de tortugas Caguama incluyen cangrejos portunidos y varios peces, como los loros y las morenas. Los adultos son atacados más raramente debido a su gran tamaño, pero pueden ser presa de grandes tiburones, focas y orcas.

Las hembras que anidan son atacadas por moscas de la carne, perros salvajes y humanos. Los mosquitos de los pantanos de sal también pueden molestar a las hembras que anidan.

En Australia, la introducción del zorro rojo (Vulpes vulpes) por parte de los colonos británicos en el siglo XIX condujo a reducciones significativas de las poblaciones de tortugas marinas Caguamas . En una sección costera del este de Australia durante la década de 1970, la depredación de los huevos de tortuga destruyó hasta el 95% de todas las nidadas puestas.

A lo largo de la costa sureste de los Estados Unidos, el mapache (Procyon lotor) es el depredador más destructivo de los sitios de anidación. En algunas playas de Florida se han registrado tasas de mortalidad de casi el 100% de todas las puestas en una temporada, lo que se atribuye a un aumento de las poblaciones de mapaches, que han florecido en los entornos urbanos.

Se cree que hasta el 40% de las hembras anidadoras de todo el mundo tienen heridas que se deben a ataques de tiburón.

 

Tortuga Boba Enfermedades

Las bacterias infecciosas como Pseudomonas y Salmonella atacan a las crías de caguama y a los huevos. Los hongos como Penicillium infectan los nidos y cloacas de la tortuga boba.

La enfermedad de fibropapilomatosis causada por una forma del virus del herpes amenaza a las cabezas de chorlito con tumores internos y externos. Estos tumores interrumpen comportamientos esenciales y, si están en los ojos, causan ceguera permanente.

Los temblores de la familia Spirorchiidae habitan en los tejidos de todo el cuerpo de la coyuntura, incluyendo órganos vitales como el corazón y el cerebro. La infección de los temblores puede ser muy debilitante. Por ejemplo, las lesiones inflamatorias de los trematodos pueden causar endocarditis y enfermedades neurológicas.

Un nematodo, Angiostoma carettae, también infecta a las coyunturas, causando lesiones histológicas en el tracto respiratorio.

Más de 100 especies de animales, así como 37 tipos de algas, viven en las espaldas de las tortugas bobas. Estos organismos parásitos, que aumentan la resistencia, no ofrecen ningún beneficio conocido a la tortuga, aunque el efecto embotado de los organismos sobre el color del caparazón puede mejorar el camuflaje.

 

Reproducción de la Tortuga Caguama

Las tortugas bobas hembras se reproducen primero entre los 17 y 33 años de edad, y su período de apareamiento puede durar más de seis semanas. Cortejan a sus parejas, pero estos comportamientos no han sido examinados a fondo.

Las formas masculinas de comportamiento de cortejo incluyen acariciar con la nariz, morder, y movimientos de cabeza y aletas.

Los estudios indican que las hembras producen feromonas cloacales para indicar la capacidad reproductiva.

Antes del apareamiento, el macho se acerca a una hembra e intenta montarla, mientras ella se resiste. Luego, el macho y la hembra comienzan a rodearse. Si el macho tiene competidores, la hembra puede dejar que los machos luchen entre sí. El ganador entonces monta a la hembra; las garras curvas del macho usualmente dañan los hombros del caparazón de la hembra durante este proceso.

Otros machos que se cortejan muerden al macho mientras éste intenta copular, dañando sus aletas y su cola, exponiendo posiblemente los huesos. Tal daño puede causar que el macho se desmonte y puede requerir semanas para sanar.

Mientras anidan, las hembras producen un promedio de 3.9 nidadas de huevos, y luego se quedan quietas, sin producir ningún huevo por dos o tres años. A diferencia de otras tortugas marinas, el cortejo y el apareamiento no suelen tener lugar cerca de la playa de anidación, sino a lo largo de las rutas de migración entre las zonas de alimentación y de reproducción.

Pruebas recientes indican que la ovulación en la tortuga Caguama es inducida por el apareamiento. A través del acto de apareamiento, la hembra ovula los huevos que son fertilizados por el macho. Esto es único, ya que la ovulación inducida por el apareamiento es poco frecuente fuera de los mamíferos. En el hemisferio norte, las caguamas se aparean desde fines de marzo hasta principios de junio. La temporada de anidación es corta, entre mayo y agosto en el hemisferio norte y entre octubre y marzo en el hemisferio sur.

Las cabezas de chorlito pueden mostrar paternidad múltiple. La paternidad múltiple es posible debido al almacenamiento de esperma. La hembra puede almacenar el esperma de varios machos en sus oviductos hasta la ovulación. Una sola puesta puede tener hasta siete padres, cada uno de los cuales contribuye con su esperma a una porción de la puesta.

La paternidad múltiple y el tamaño de la hembra están positivamente correlacionados. Dos hipótesis explican esta correlación. Una postula que los machos favorecen a las hembras grandes debido a que se percibe una mayor fecundidad (capacidad de reproducción). La otra postula que, debido a que las hembras más grandes son capaces de nadar más rápidamente hacia las zonas de apareamiento, tienen períodos de apareamiento más largos.

Todas las tortugas marinas tienen comportamientos básicos de anidación similares. Las hembras regresan a poner huevos en intervalos de 12-17 días durante la temporada de anidación, en o cerca de la playa donde nacieron. Salen del agua, suben a la playa y raspan la arena de la superficie para formar una fosa corporal. Con sus extremidades traseras excavan una cámara de huevos en la que depositan los huevos. Las hembras cubren la cámara de huevos y la fosa corporal con arena y finalmente regresan al mar.

Este proceso toma de una a dos horas y ocurre en áreas de arena abiertas o en la cima de dunas de arena, preferiblemente cerca de pastos de dunas que las hembras puedan usar para camuflar el nido. El área de anidación debe ser seleccionada cuidadosamente porque afecta características como la aptitud, la proporción de emergencia y la vulnerabilidad a los depredadores del nido. Las tortugas Caguama tienen un tamaño promedio de puesta de 112,4 huevos.


VER OTRAS TORTUGAS MARINAS